Sobre ProBikes

El pasado hace nuestro presente.

En mi infancia tuve dos certezas, la primera, que de grande iba a ser comerciante, la segunda, que el mejor regalo que había recibido era e iba a ser por siempre mi primer bicicleta, la cual tenía que compartir con mi hermano mayor y había sido donada a nosotros por un primo, Juani, en realidad el no estaba muy de acuerdo con el acto solidario, pero su padre, Goldy, insistió y la bici fue nuestra. Era una CALOI (industria Brasilera) color NARANJA del estilo BMX.

La bici fue el primer recuerdo de plena libertad, el dar la vuelta a la manzana, el ir al parque Rivadavia y recorrerlo pos sus senderos, donde yo imaginaba que eran calles solo para bicicletas, las primeras lastimaduras, los golpes intentando saltar obstáculos…

A los 15 años comencé a usarla como medio de transporte, para ir a mis primeros trabajos, a ver a mis primeros amores, a los amigos, A los 17 años me compre mi primer MTB, mi primer GT y fue ahí donde el mundo se abrió y comencé el camino que transito hasta el día de hoy.

La compra de mi flamante bici, además de otorgarme la alegría de tener bici nueva y de recorrer con ella nuevos senderos, abrió puertas a otros caminos, gracias a ella conocí a Gabriel y a Martín, quienes primero fueron mis bicicleteros de confianza, luego amigos y luego empleadores y maestros en el arte bicicleteril.

En ese momento pude combinar a mi ser comerciante con mi pasión y me convertí en bicicletero lo cual es otra cosa, no es cambiar un producto o un servicio por billetes, no es solamente vender.

Este camino iniciado en el año 1994 me llevo a grandes alegrías, conformar grupos de ciclistas que salían a pedalear por las noches de Buenos Aires, dar clases de mecánica para bici, transformarme en un militante de la bici, allá por el año 1996 tuve el honor, junto con otras maravillosas personas, de fundar la Asociación de Ciclistas Urbanos (ACU) donde por 6 años me desempeñe como secretario, coordinando las primeras marchas de la bici, haciendo salidas, asados y sobre todo pedaleando la vida.

En el año 2006 comienzo mi carrera “solista”, con la alegría dolorosa del crecimiento dejo la bicicletería que durante más de 10 años fue mi hogar y salgo a construir mi propia casa, después de algunos proyectos que me enseñaron muchísimo, en el año 2008 abro ProBikes, mi bicicletería.

Está nueva etapa, como todas, me hizo, y lo sigue haciendo, conocer gente maravillosa, colegas, amigos, amigos colegas que ayudaron a que esto sea lo que es.
¿Y qué es? Bueno para mí es tener un gran tesoro. Es la fortuna de no “trabajar” nunca más, simplemente, como hace casi veinte años, me levanto y soy bicicletero. Y para mí, eso es, tener la posibilidad de compartir mi tesoro todos los días, no es vender bicicletas, es ofrecer la posibilidad de vivir una vida más inteligente, más sustentable, más humana, en síntesis, una mejor calidad de vida. La vida junto a la bici.
Ramiro Aguilar